Fragmentos de la Breve Historia de Valhermoso de E. Valdivilla y de la Torre

 

"Prólogo:

 

Este breve apunte trata de describir, casi telegráficamente, la historia del pueblo de Valhermoso , interrelacionada, con la de la Villa de Molina y su Tierra, como parte de la misma de la que es integrante.
Aunque se trate de una comarca poco estudiada, hemos tratado de ser lo más rigurosos posible dejándonos de fantasías carentes de fundamento científico, ni de quimeras de falsos cronicones, absurdas a la luz de la critica moderna. Hemos querido evitar las suposiciones poco objetivas, sin el contraste debido históricamente.
Fuentes como las Biblioteca Nacional y de la Real Academia de la Historia, textos y documentos depositados en el archivo Archivo Nacional, en el Histórico Nacional, en el de la Corona de Aragón, en el de Simancas e incluso en el Archivo de Indias. Libros publicados, con datos geográficos, históricos y apuntes de todo tipo. Cronistas locales molineses y los que de alguna manera se ocuparon del Señorío de Molina de Aragón
empezando por Diego de Sandoval (1543), Francisco Díaz, Juan de Rivas (Alcalde mayor de Molina de 1609 a 1612), Diego Sánchez Portocarrero, Diego de Elgueta, Fray Pablo de la Concepción, el geógrafo Tomás López (1785) Mariano Perruca Díaz ( 1891) Julián Herranz Malo, Anselmo Arenas López, Claro Abánades Lópe(1929 a 1969), José Sanz y Díaz (1930 a 1980) y Santiago Arauz de Robles  (1979), por citar algunos, nos han servido para conformar esta pequeña reseña. No podemos olvidarnos de los manuscritos del Cabildo eclesiástico, del Ayuntamiento de la ciudad de Molina, del Común de Villa y Tierra y de citar a Raimundo García, hijo del pueblo y entusiasta de nuestro pasado y costumbres. Mención especial merece Salvador Monforte, vecino del pueblo que, con su cuidada página Web dedicada a Valhermoso, esta contribuyendo notablemente a la divulgación de sus valores culturales y promoción externa."

 

"Historia:


La Historia Antigua de que disponemos, fué hecha basándose en Flavio Lucio, Marco Máximo, Juliano y otros muchos cronistas apócrifos, rechazados hoy, con alusiones a lo prehistórico y protohistórico.
Por los fósiles se ha llegado a la conclusión de la existencia de una flora y fauna terciaria y por los plegamientos del terreno en periodos sucesivos, dio lugar a la formación de simas, cuevas, cavernas, fuentes y lagunas desde el jurasico al cretácico, accidentes, que posteriormente servirían de refugio al aparecer la vida humana en la Era cuaternaria, por clanes de cromagnones y neanderthalenses. Como ejemplo y en el termino de ValhermosoLa Cueva del hornoLa Cueva del tío CarasoHoz del BullonesLa Sima de la Isilla, Fuente de Hoya Romana y Fuente de La Torre son significativos de los lugares que ocuparían los primeros moradores cuaternarios, duda a la que únicamente podrán contestar algún día los paleontólogos que estudien las capas geológicas y los fósiles. En la cercana Cueva de los Casares, en Riba de Saelices existen muestras de un arte cuaternario notable, perteneciente, parece ser, al auriñaciense, con bellísimas pinturas, grabados de caballos, magníficos ciervos, bisontes, un posible rinoceronte lanudo amén de otros animales y abundantes figuras antropomorfas. En la necrópolis de Cuevas Labradas, más próxima a Valhermoso, y de la última época del periodo de Hallstatt, se encontraron urnas funerarias, labradas en barro cocido, con restos humanos en su interior. Pero de aquellos tiempos tan remotos no tenemos noticias directas y los hechos que atesora solo pueden colegirse examinando los restos humanos y los productos de la actividad de los mismos. En Herrería existe una inscripción de confusa fecha, sobre el riscoPeña Escrita, que algunos atribuyen a la prehistoria, pero carece de autenticidad segura. Otro hallazgo importante, que se encuentra en el Museo Antropológico es el cráneo de Castilnuevo. Luís de Hoyos Saiz en “Antropología prehistórica española” dice del “yacimiento característico de la Edad del Bronce de Castilnuevo”."..................

 

.....De la arquitectura de aquellos primitivos, adoptada luego por los celtiberos, quedan reminiscencias en Valhermoso, como en muchos pueblos del entorno, en las parideras redondas con cubierta de barda espesa y tronera, como las de las Navazas,“Hoya del Prao”La Pililla, etc. Después vendrían los castros , que al evolucionar se convirtieron en toscas fortalezas. Tanto el geógrafo griego Estrabón nacido en el año 60 antes de C., como Ramón Menéndez Pidal, confirmándolo, nos dicen que “en el siglo III antes de C. los íberos se hallaban extendidos por toda España” y que “ya habían absorbido a los celtas, pueblo indoeuropeo de cultura inferior a la ibérica, resultando de esta mezcla los celtíberos que ocupaban todo el centro de la Península”; de estos pueblos existen muestras, sin investigar, en Valhermoso...........

"La Casa Grande de Valhermoso,casona del XVIII
"La Casa Grande de Valhermoso,casona del XVIII

......Situándonos ya en plena Reconquista de Molina y su Tierra, intentaremos ser capaces de sintetizar, como pretende este pequeño apunte, la larga y gran historia de esta querida comarca, por existir una extensa bibliografía sobre la misma y empezaremos diciendo que al morir Pedro I de Aragón en 1.104 le sucede en el trono, su hermano, Alfonso I conocido históricamente por el nombre de El Batallador. Ganó a los moros Zaragoza en 1.118, Calatayud en 1.120, Daroca en 1.120, varios pueblos de nuestro Señorío – como Embid, Milmarcos, Anchuela y Guisema – en 1.122 y Molina en 1.128. Avanzando por la serranía de Molina y pasando por Valhermoso, Tierzo y Terzaga pone una guarnición en Traid, a la vez que mantiene sus ejércitos sitiadores en Castilnuevo y para 1.129 ya se había rendido toda la comarca al Rey. Tomado el territorio molinés, encargó a dos capitanes, que por valor y lealtad constituían su brazo derecho, que ampliaran y defendieran las fronteras de lo conquistado. Fueron estos militares don Fortún Sanz de Vera, que ensanchó su zona hasta Peralejos, estableciendo en el río Tajo la divisoria, fundando casa propia en esa villa, de la que todavía puede verse el arco románico de la portada. Los parientes del peralejano don Fortún eran Lope Sanz, que acompañó al rey en su expedición a Valencia y Galio Sanz que mandaba la Orden o Cofradía Militar de Belchite, antes de la fundación del Señorío. Otro incondicional en prestarle ayuda en sus incursiones fue García de Vera, que fundó casa en Checa. A todos ellos los silencia el conde don Manrique de Lara, primer Señor de Molina, por su afección a la Corona Aragonesa, acabando por marcharse a la provincia de Huesca, donde tenían posesiones. Los García Vera de Checa y otro Fortún Sanz de Vera, del mismo nombre que sus antecesores, volvieron en el siglo XIV a las villas del alto Tajo, cuando el Señorío de Molina pasó, tras el fratricidio de Montiel, a la tutela de la Corona de Aragón (1.369-1.375).....

...." Valhermoso, en la actualidad es un pueblo envidiable, un vergel en el árido y seco páramo Molines, que hace diez años, no teniendo apenas agua para beber, se empeñó en conseguirla para solucionar el problema y además, sensible al cuidado del medio ambiente, lograrla para mantener excelsa la vegetación que, diez años antes, se había creado y que, con el esfuerzo comunitario de sus gentes, se había sacado adelante.Y lo logró. Este esfuerzo abocó en la formación de un bello “espacio natural”, dentro del casco urbano, salpicado de casitas aisladas, sin orden ni concierto, rompiendo los moldes (ya en su creación) de la morfología urbanística de los pueblos del entorno o de cualquier pueblo castellano. El cuidado y la conservación de la arquitectura tradicional de la zona, de las explotaciones domesticas tradicionales (todavía pululan gallos y gallinas en libertad por el césped de los jardines, complementadas por alguna especie salvaje advenediza como ardillas, cigarras, erizos etc.), conforman un marco tan bucólico y silencioso que permite escuchar a Mózart o cualquiera sinfonía desde el mas recóndito lugar del casco urbano sin temor a ser ahogadas sus notas por cualquier ruido disonante, entre otras cosas porque su población, envejecida, no supera los quince habitantes durante diez meses al año. Las tranquilas y serenas noches de estío, invitan a no acostarse contemplando, desde cualquier poyo o rincón urbano, el inmenso cielo estrellado, que parece estar al alcance de la mano, como las pequeñas luces, alimentadas por energía solar fotovoltaica, instaladas en el suelo de jardines y calles. Es tan bello, peculiar, tranquilo, pacifico y las estancias en él deleitan tanto los sentidos que yo me lo imagino como “lo más parecido al Paraíso”. El Rincón de Andrew y La Guarida del Osoproporcionan dos marcos ideales para practicar el buen yantar,a base de productos auténticamente naturales y que por su carácter privado y elevados precios esta restringido su acceso al gran público."..............